RITA

img-20161104-wa0001

Llena de sarna y muerta de hambre la encontró la Guardia Civil en el monte. Estaba tan cansada que pasó los dos primeros días encogida durmiendo. Ahora es feliz en su hogar.

Anuncios